Associació per l'estudi i la difusió de la psicoanàlisi d'orientació lacaniana, fundada per Cecilia Hoffman. Quadern de bitàcola




martes, 26 de octubre de 2021

sábado, 16 de octubre de 2021

       ATENTADO SEXUAL Y TRAUMA

Expone :    Patricia Montozzi

Viñeta clínica a cargo de :   Vanesa Postigo. 

Textos de referencia:

Efracción y Estrago - Fabián Fajnwaks- (artículo preparatorio de las 50 jornadas de la Ecole de la Cause Freudienne, sobre “El atentado sexual”, 2020.

La Tercera – “Intervenciones y textos 2.” Jacques Lacan. (Manantial, 1998)

El Consentimiento. – Vanesa Springola . (Ed. Julliard ,2020)

Una Experiencia en el cuerpo

Efracción: Penetración de un espacio que el sujeto deseaba mantener privado .Ruptura. Forzamiento

Estrago: daño

Fabián Fajnwaks hace referencia a la efracción de goce en el cuerpo que rompe la consistencia imaginaria - como experiencia estructural en el orden del troumatisme, como acontecimiento de cuerpo en el sentido que permite constituirse un cuerpo al confirmar la dimensión de – fuera de cuerpo – del goce fálico, efracción de goce que rompa la consistencia imaginaria del cuerpo - y por otro lado , cuando esta efracción de goce del Otro se produce en un mal encuentro vía atentado / abuso sexual, permanece como un guijarro in asimilable para el sujeto y retorna , ya sea a través del sueño traumático o la angustia/ inhibición frente al acto que evocaría ese traumatismo.

A mi entender , la efracción de goce es inevitable a nivel de acontecimiento de cuerpo pero si hay un mal encuentro vía atentado sexual lo que hay es estrago.

Comienza citando del el ejemplo que toma Lacan en –La Tercera- de Yukio Mishima , su primera eyaculación delante de la pintura de San Sebastián. Cito del texto:

Aquel día, en el instante en que mis ojos recayeron sobre esta

Imagen, todo mi ser se puso a temblar con una alegría pagana. Mi sangre hervía, mis ancas se

hincharon como bajo el efecto de la cólera. La parte monstruosa de mi persona que estaba lista

para explotar esperó que la usara, con un ardor hasta entonces desconocido, reprochándome mi Ignorancia, jadeando de indignación. Mis manos, totalmente inconscientemente, comenzaron un gesto que nunca les habían enseñado”.


Justamente, esta experiencia de goce se integra a la consistencia imaginaria del cuerpo, nos da clara señal de que –hay un cuerpo que siente- que hay un momento de sentir el cuerpo en lo imaginario- y se presenta como acontecimiento.

Aparto por un momento la cuestión del abuso. Me interesaría poner el acento en el acontecimiento imaginario de cuerpo en el hombre y en la mujer.

En la última enseñanza de Lacan el goce es traumático para el parletre porque es contradictorio con el imaginario corporal, nada en el cuerpo está preparado para la intrusión de goce . Introduce por lo tanto un goce fuera del cuerpo, un goce parasitario, que, como dice Lacan, -rompe la pantalla-. La cuestión es pensar que a veces este acontecimiento permite el anudamiento de este otro goce en el cuerpo que transcurre entre lo imaginario y lo real.





En el Seminario 23, Lacan diferencia el goce del pene del goce fálico y ubica el goce del pene en lo imaginario, en el narcisismo, el sentir en lo imaginario. Para construir un nudo hombre, LOM la entrada del goce del pene es lo que dará consistencia plena , anudada, a su imaginario corporal.

El goce llamado fálico no es por cierto, en sí mismo el goce peniano” pág. 55. El goce fálico lo ubica fuera del cuerpo .

(…) el goce fálico se sitúa en la conjunción de lo simbólico con lo real. Esto en la medida en que el sujeto tiene su soporte en el parletrê, que es eso que designo como inconsciente , está el poder de conjugar la palabra con cierto goce, ese llamado fálico, que se experimenta como parasitario debido a la palabra misma. (..)p55.

Que pasa en el caso de una mujer. Como procura una mujer su imaginario corporal sin un acontecimiento en su cuerpo como sí sucede en LOM, lo que nos dice Lacan en Seminario 23, es que lo hace a partir de otro cuerpo.

Cita “Así, pues, individuos que Aristóteles toma por cuerpos pueden no ser nada más que síntomas ellos mismos relativamente a otros cuerpos. Una mujer, por ejemplo, es síntoma de otro cuerpo”. Pág.595.

El antecedente de este argumento, está en el Seminario 21, en la clase 15 de enero 1974.

Allí Lacan plantea que el hombre se cierra en un nudo “es corte que da comienzo a un cierre, precisamente el de la partida, no es su privilegio, pero parte para cerrarse” la idea es la misma, un cierre. Y con respecto a la mujer dice, -ella trenza- “ Ya les dije que la mujer (..) no existe. Pero una mujer .., eso puede producirse , cuando hay nudo o más bien trenza. La trenza solo se produce por imitar al ser hablante macho, porque ella puede imaginarlo, ella lo ve estrangulado por esos tres categorías que lo asfixian”.

La mujer trenza a su manera-cada una lo hace a su manera- en relación a él. Que por tener que buscarlo en otro cuerpo, por la vía del síntoma , por la vía de la identificación o por la vía del amor siempre será más lábil e inconsistente porque no se cierra, no hace nudo.

Atentado sexual

El niño como objeto del adulto.

En el libro – Historia de la infancia- de Lloyd deMause. Trata de las vicisitudes históricas del concepto de infancia y analiza el lugar que ha tenido el vínculo del niño con el adulto a lo largo de los siglos. Relata muchas historias tomadas de documentos y menciona, entre otras cosas, el papel de los- abusos sexuales- práctica común en los siglos XVII –XVIII y el tema de la masturbación (tomado por F. Fajnwaks ) como tabú . Se pensaban que un niño que se masturbaba se podía volver loco , tener epilepsia y morirse. Los amenazaban con tijeras / cuchillos como prevención.. Se los consideraba pequeños demonios; quienes tentaban a lo sexual.

Los niños eran abusados más por los criados que por otros adultos familiares, aquí se puede ver la reacción de inversión, donde el niño es utilizado para satisfacer necesidades del adulto. El propio Freud cuenta que fue seducido por su niñera a la edad de dos años. Todavía en el 1900 hay quienes piensan que tener relaciones con los niños es una manera de prevenir enfermedades venéreas. , aquí el niño es pensado como remedio.

Confusión de lenguas

Tomaré un artículo de Sandor Firenzi del año 1932, Confusión de lenguas entre adultos y niños- articulo interesante que nos viene a decir ( lo expongo rápidamente) Qué sucede cuando un adulto se encuentra con un niño, la confusión de lenguas. El lenguaje de los niños es el de la ternura el del adulto, la pasión.

Cita: “Las seducciones incestuosas se producen habitualmente de este modo, un adulto y un niño se aman. El niño tiene fantasías lúdicas como por ejemplo, desempeñar un papel maternal respecto al adulto. Este juego puede tomar una forma erótica , pero permanece siempre a nivel de la ternura. Los adultos pueden confundir los juegos de los niños con los deseos de una persona madura sexualmente y se dejan arrastrar a actos sexuales sin pensar en las consecuencias. Cómo se defiende el niño, pregunta él. Se identifica con el personaje, lo interioriza y de esta manera mantiene su lenguaje tierno y desarrolla un sentimiento de culpabilidad. “Pero lo interesante es que de esta manera el juego continua.

Que es en definitiva lo que separa a un niño del adulto? Podríamos pensar que es la responsabilidad de goce. Un adulto es responsable de sus goces. En el caso que el juego no continúe, si el otro toma el cuerpo bajo un forzamiento o efracción de goce el sentimiento es de desamparo original el Hilflosigkeit ,evocado por Freud.

Como consecuencia habrá algo de este mal encuentro que no dejara de escribirse y su retorno será bajo diferentes formas donde predominará la angustia. Qué es lo más estragante, que bajo este modo de atentado, no hay posibilidad de - ficción - el sujeto está encarnando el lugar del objeto.

Ejemplos de casos clínicos .

Sobre el Consentimiento

Que le permitía a Vanesa Springola sostener los encuentros amorosos con G. que la llevó a esta relación amorosa, la búsqueda de un padre - el amor al padre? Es una posible lectura. El señor G la seduce con sus versos que le dedica, le da un lugar también a su propia escritura; ella se ve arrastrada por todo esto.

Tomo el texto de F. Fajnwaks nos dice “El amor puede venir, sobre todo en las mujeres, a cubrir lo real del encuentro traumático con el goce del abusador sexual, a menudo se encuentra también ese componente amoroso bajo la forma del Ideal que el agresor para el joven abusado”. Ella había esperado este amor desde los 5 años..

Los afectos estragadores del abuso sexual son tan variados como los sujetos. Hay inhibiciones, culpabilidad, vergüenza, fijeza de imágenes. Un análisis permite, a veces, movilizar al sujeto de esa significación traumática y a la vez signar algo de su posición subjetiva.

Del lado de los agresores

Tomaré en gran parte lo que nos dice Fabián Fajnwaks, nos comenta que –que algunos sujetos que han atentado contra otros se encuentren con un psicoanalista. En el caso de sujetos predadores sexuales y, en particular, sujetos llamados pedófilos o efebófilos, cuando no es una práctica justificada por la idea de serán benefactor de las víctimas, aparece a menudo el hecho de sentirse una víctima (seducida por un niño o una mujer seductora) como argumento. Otras veces pueden verse movidos por el mismo complejo de culpabilidad que los condujo a dicho acto impulsivo y hay algo del orden de purgar una pena, la lectura es la necesidad autoimpuesta de castigo, la misma obligación que en otras ocasiones los conduce a presentarse ante la Justicia para denunciar su acto. -



                                                                                                                        Patricia Montozzi



Bibliografía citada.

Jacques Lacan , “Seminarios 21 y 23.”

Sandos Firenzi. Artículo “ Confusión de Lenguas”. (1932) .Obras completas

Lloyd deMause . “ Historia de la infancia” Ensayo I. 

 






jueves, 8 de julio de 2021

PROGRAMA CURSO 2021-2022

 

Unir a nuestro horizonte la subjetividad de nuestra época…

 

La época ha cambiado mucho. Estamos ante  el desafío de estar a la altura de los cambios, de la subjetividad de nuestra época. No podemos correr el riesgo de vivir de espaldas a ella. Dice Lacan en “Función y campo de la palabra y el lenguaje”: “Mejor, pues, que renuncie quien no pueda unir a su horizonte la subjetividad de su época. Pues ¿cómo podría hacer de su ser el eje de tantas vidas aquel que no supiese nada de la dialéctica que lo lanza con esas vidas en un movimiento simbólico?”[1]

 

Como no queremos renunciar, nos proponemos explorar este año los nuevos impasses de nuestra cultura y las nuevas soluciones que se proponen desde los nuevos discursos trans, queer, metoo, etc. Intentaremos explorar la pluralidad de las posiciones subjetivas que subyacen a estos discursos. ¿Estas propuestas son soluciones al malestar contemporáneo o son nuevos impasses?



[1] Escritos, Madrid, Siglo XXI, 1984, vol.  I, p. 309.



Programa 2021-2022

 

 


17 de septiembre    

Taller de lectura y organización: La época del uno-solo

Lacan, Miller, etc. : Fragmentos sueltos

 

15 de octubre

Taller de lectura: Atentado sexual y trauma

Fabian Fajnwaks: “Efracción y estrago”.

Expone: Patricia Montozzi

Viñeta clínica: Vanessa Postigo

 

5 de noviembre     

 Conferencia a cargo de ANA CECILIA GONZÁLEZ (EOL) 

“El cuerpo y las mujeres: transformaciones y controversias”.


17 de diciembre     

Taller de lectura: La responsabilidad del sujeto en

el abuso sexual

Jacques-Alain Miller: Causa y consentimiento, cap. 7.

Clotilde Leguil: “Ceder no es consentir”.

Exponen: Vanessa Postigo y Rosa Lahoz

 

14 de enero          

Taller de lectura: ¿Deshacer el género?

Éric Laurent: “Biopolítica de la norma trans”.

Jean Claude Maleval: “Cuando Preciado interpela el psicoanálisis”.

Expone: Ester Astudillo

 

18 de febrero        

Taller de lectura: El transexualismo en la infancia

Alexande Stevens: “El banquete trans”.

Daniel Roy: “Cuatro perspectivas de la diferencia sexual”.

 

18 de marzo     

Taller de lectura: Transexualidad, procreación y ciencia

Fabian Fajnwaks: “Fantasmas inéditos”.

François Ansermet: Por qué un hijo a toda costa” y

“Sexualidad y procreación”.

Exponen: Patricia Montozzi y Xavier Renau

 

22 de abril        

Taller de lectura: Las nuevas configuraciones familiares       


Eric Laurent: El niño y su familia, “Prólogo”.

Exponen: Rosa Antolín y Agnès Wehr


13 de mayo

Conferencia de clausura de  JOSEP MARIA PANÉS

“Unir a nuestro horizonte la subjetividad de nuestra época”.

 

11 de Junio

Conclusiones

 

 

Webgrafía

 

 

ALBERTI, Christiane:             “¿Qué nos enseña el discurso de las mujeres en la era del #MeToo?”, Lacan cotidiano, nº 897 (2020).  Blog Zadig España. Disponible on-line.

 

                                            “Entre mi vida y el neo-feminismo”, Lacan cotidiano, nº 914 (2021). Disponible on-line.

 

ARRIBAS, Sonia:                   “Pel túnel de Preciado”, blog Ciutat de les lletres, 2021, disponible on-line.

BROUSSE, Marie-Hélène :    “La homosexualidad femenina en plural”, Elles ont choisi. Les homosexualités féminines. París: Michèle, 2013; trad. esp. disponible on-line.

 

                                           “Muerte y resurrección de la histérica”, Virtualia, nº 6, 2002. Disponible on-line.

 

CARETTI, Joaquín:                “Odio y lazo social”, blog Zadig, disponible on-line.

 

COTTET, Serge :                   “Freud y la actualidad del trauma”, La Cause du désir, nº 86, 2014.

 

DÍAZ, Eugenio:                       “Nuevos anudamientos en la época del uno-solo”, Freudiana, nº 83, 2018.

 

FAJNWAKS, Fabián:              “Fantasmas inéditos”, Freudiana, nº 92, 2021.

 

                                               “Effraction et ravage”, 50 Jornadas de la ECF sobre el Atentado sexual, disponible on-line. "Efracción y estrago".

                                   

 

FREUD, Sigmund:                 Fragmento de análisis de un caso de histeria. Caso Dora. Obras completas,  vol. II. Madrid: Biblioteca Nueva, 1981.

                                               Buenos Aires, Amorrortu, 1992, vol. VII, disponible on-line.

                                              

—                                            “El caso de la joven homosexual”. Obras completas, vol. II. Madrid: Biblioteca Nueva, 1982.

Buenos Aires, Amorrortu, 1973, vol. XVIII. Disponible on-line.

 

GREISER, Irene:                    “Lacan y un límite al transgénero”. Disponible on-line.

 

LACAN, Jacques :                  Seminario 20, Aun, Buenos Aires : Paidós, 1989. Disponible on-line.

 

LAURENT, Éric                      “Biopolítica de la norma trans”, Lacan Cotidiano, nº 932,

2021.

 

LEGUIL, Clotilde:                    “Ceder no es consentir”, Freudiana, nº 93, 2021.

 

                                           “El consentimiento en nombre de la familia grande”, Lacan Cotidiano, nº 910, disponible on-line.

 

 

MALEVAL, Jean-Claude:        “Cuando Preciado interpela el psicoanálisis”, Consecuencias, nº 23, disponible on-line.

 

                                            “Del fantasma de cambio de sexo al sinthome transexual”, Coordenadas para la psicosis ordinaria, Buenos Aires: Grama, 2020.

 

MILLER, Jacques-Alain:         “Dócil a lo trans”, Lacan Cotidiano, nº 928, 2021. Disponible on-line.

 

                                            Causa y consentimiento. Buenos Aires: Paidós, 2019.  (Capítulo 7)

 

MILLOT, Catherine                 Exsexo. Ensayo sobre el transexualismo. Barcelona, Paradiso, 1984. Disponible on-line.

 

 

MISSÉ, Miquel:                       “Presentación de A la conquista del cuerpo equivocado" en la Biblioteca del Campo Freudiano de Barcelona. Disponible en youtube.

 

                                            “Paradojas del género y de la diversidad sexual. Entrevista realizada por J. González, M. Puig y F. Vilà, El Psicoanálisis, nº 36, 2020. Disponible on-line.

 

NEO POBLET, Natalia:          “Polémica: ¿Quién le teme a Paul Preciado?”. Página 12, 27 de junio de 2021. Disponible on-line.

 

PRECIADO, Paul B.:             Testo yonqui. Barcelona, Anagrama, 2020. Disponible on-

line.

 

ROY, Daniel:                          “Cuatro perspectivas de la diferencia sexual”, disponible on-line.

 

SÁEZ, Javier & altri:               “El amor es heterosexual”, disponible on-line.

 

STEVENS, Alexandre:           “El banquete trans”, Freudiana, nº 92, 2021.

 

 

Bibliografía

 

AAVV :                                    « Consentir ». Ornicar ?, nº 54, 2020.

 

ANSERMET, François:          La fabricación de los hijos. Un vértigo tecnológico. Buenos Aires: Unsam, 2018. (Caps I, 3 y 4)

 

BARROS, Marcelo:                “Consideraciones sobre la sexualidad, el género y la época”, La condición femenina, Buenos Aires, Grama, 2011.

 

BASSOLS, Miquel:                 La diferencia de los sexos no existe en el inconsciente. Sobre un informe de Paul B. Preciado dirigido a los psicoanalistas. Buenos Aires, Grama, 2021.

 

COCCOZ, Vilma:                   Nuevas formas del malestar en la cultura. Buenos Aires, Grama, 2021.

 

GRINBAUM, Gabriela:            “Artemisa Gentileschi y Anaïs Nin”, Mujeres de papel. Buenos Aires: Grama, 2015.

 

LACADÉE, Philippe:               “Extirpar su libido del rincón donde se ha escondido”, Elles ont choisi. Les homosexualités féminines. París: Michèle, 2013.

 

LAURENT, Éric:                     El niño y su familia. Buenos Aires: Diva, 2018.

 

LEGUIL, Clotilde:                    Céder n’est pas consentir. París: PUF, 2021.

 

MALEVAL, Jean-Claude:         “La emergencia de La mujer”, La forclusión del Nombre del Padre, cap. 5. Buenos Aires: Paidós, 2002.

 

MANNONI, Maud:                   Ellas no saben lo que dicen. Madrid: Alianza, 2000.

 

MANSILLAS, Gabriela:           Yo nena, yo princesa, Buenos Aires: UNGS, 2020.

 

MARTY, Éric:                         Le sexe des modernes. París: Seuil, 2021.

MISSÉ, Miquel:                       A la conquista del cuerpo equivocado. Barcelona, Egales,

2018.

 

PRECIADO, Paul B.:             Yo soy el monstruo que os habla. Barcelona: Anagrama,

2020.

 

SPRINGORA, Vanessa:        El consentimiento. Barcelona: Lumen, 2020.

 

—                                            “Entretien avec Vanessa Springora. Un oui ne suffit pas pour réduire au silence”, Ornicar?, nº 54, 2020.

 

 

 

miércoles, 2 de junio de 2021

La cuestión gay

 

Homosexualidad y psicoanálisis 

MATILDE PELEGRÍ 

 

 Eduard Gadea, en su texto “A modo de conclusión: psicoanálisis y cuestión gay”, nos plantea, después de un recorrido por los textos de Freud y Lacan, que existen tres elecciones que afectan a todo sujeto sexuado:

1.      - la elección de objeto homosexual o heterosexual, o mejor dicho, del sexo de los objetos sexuales del sujeto;

2.      - la elección sobre la causa particular del deseo diferente en cada sujeto, o sea, el objeto causa de deseo en cada sujeto (una mujer, un hombre, jovencitos, etc.);

3.   - la elección correspondiente a la sexuación del sujeto, es decir, aquella que está en relación al desencadenamiento por un tipo de goce masculino o femenino. La elección en las tablas de la sexuación del lado hombre o del lado mujer y la elección de goce que implica eso entre goce fálico o goce Otro.

1. Tal como nos muestra en el texto, no van en este orden lógico de primero, segundo, etc. Sino que sigue un orden lógico inverso. Pues la elección de objeto que convierte a un sujeto en homosexual o heterosexual presupone ya la existencia de una causa de deseo definida, o sea, un objeto causa de deseo y a su vez una opción sexuada, o sea, elección de sexo del lado hombre o del lado mujer y del encuentro con su modalidad de goce simultáneamente.

2. La homosexualidad es una de las posibilidades que se le ofrece al sujeto dentro del complejo de elecciones al que la sexualidad del ser de palabra le enfrenta.

3. La homosexualidad es una elección subjetiva que se da en las tres estructuras. Homosexualidad en el neurótico, en el psicótico y en el perverso.

Lacan al pasar del Nombre del Padre a la pluralización de los Nombres del Padre ha cambiado fundamentalmente el diagnóstico clínico de la perversión. Esta depende de la posición adoptada con respecto a la castración y no de la elección de objeto.

4. Elección de la homosexualidad, como elección subjetiva le da una dignidad al sujeto dentro del discurso social, que no tendría si fuese el efecto de una determinación.

La homosexualidad antes de Freud era definida como un fuera de la sexualidad normal. Freud devolvió la cuestión homosexual a la dialéctica de los sexos y a los desfiladeros de la pulsión sexual. Y se preguntó por qué unos sujetos realizaban un tipo de elección homosexual y otros un tipo heterosexual.

Eduard Gadea nos dice que la identificación a la madre y la elección narcisista de objeto solo eran respuestas para un tipo de homosexual y además sigue pendiente la cuestión de las fijaciones libidinales, no solo para los homosexuales sino para todo sujeto.

Intentaré hacer un breve recorrido por las teorías de Freud y Lacan respecto a la homosexualidad. Resumiendo los aspectos más importantes.

Freud y la homosexualidad

Ya Freud, en sus Tres ensayos para una teoría sexual, afirmaba que la investigación psicoanalítica rechaza terminantemente la tentativa de separar a los homosexuales del resto de los seres humanos como un grupo diferentemente constituido y, en 1935, en su respuesta a la carta de la madre de un homosexual, escribía que la homosexualidad no es un vicio ni un signo de degeneración, y no puede clasificarse como una enfermedad. Se adelantaba así, en muchas décadas, a la OMS que mantuvo a la homosexualidad dentro de su clasificación de los trastornos mentales, hasta el año 1990.

Freud señaló la ausencia de relación entre el sexo del individuo y su elección de objeto, y se opuso a todo determinismo innato sobre el tipo sexual. Distinguiendo entre el objeto y el fin sexual, descartó cualquier posibilidad de postular una sexualidad normativa. Por eso, con Freud, es necesario concluir que no hay más sexualidad que la desviada.

Freud se va planteando que en los hombres la virilidad más completa es compatible con la inversión sexual y que el carácter patológico de la inversión solo se revela en el caso de que haya exclusividad del objeto y fijación libidinal.

En los alrededores del año 1910, una nueva propuesta permite aislar a partir del operador conceptual de la sexualidad infantil- el complejo de castración. La desviación libidinal es una defensa contra la castración de la mujer. Surge la figura de la madre fálica que ocupa un lugar preponderante en la génesis de la homosexualidad.

El horror a la castración se anuda al complejo de castración por medio de la amenaza, al ser concebidos los genitales de la mujer  como mutilados; recuerdan de este modo esa amenaza y despiertan horror. Como nos recuerda Lucia D´Angelo en La homosexualidad masculina, según Freud la homosexualidad masculina es definida como un modo de defensa contra la castración del otro sexo; es actitud femenina y pasiva frente al amor del padre; es libido narcisista; y es también sublimación. Aparece con rasgos de perversión o como perversión por sí misma.

Sigamos el recorrido de Freud. En 1914 planteará la validez de la elección narcisista de objeto para los homosexuales y la va a hacer extensiva a los perversos. Y aquí nos podemos hacer la pregunta de si, para Freud, lo esencial para no equiparar la homosexualidad con la perversión es la posición que se adopte frente a la castración, además de la elección de objeto.

Freud sitúa a la homosexualidad en tanto posición que surge frente a la castración como respuesta.

Efectivamente, Freud da cuenta muy tempranamente de la naturaleza perversa y polimorfa de la pulsión. Entonces, encuentra en la sexualidad infantil y perversa el modelo de la sexualidad humana en general, ya que ésta última muestra, no sólo múltiples desviaciones de su objeto, como la inversión u homosexualidad, sino también de su fin que, a diferencia de la unión genital tendiente a la reproducción, muestra en las frecuentes transgresiones anatómicas que las distintas zonas erógenas pueden comportarse como parte del aparato genital, detenciones que llevan incluso a la exclusividad y fijación.

En la década de los años 20 y a la luz de los trabajos sobre el Edipo y de la nueva teoría pulsional. Freud enfatiza entonces la importancia de la identificación con el padre para el devenir homosexual. El rasgo primario de perversión define el vínculo incestuoso con el padre y a partir de esta nueva conceptualización dibuja una figura particular de este complejo para la homosexualidad masculina: el Edipo invertido. Surge un nuevo mecanismo de elección de objeto homosexual, la identificación con el semejante

A modo de conclusión de la teoría freudiana respecto a la homosexualidad masculina, esta designa invariablemente la elección de objeto homosexual. Se observa una clara condición de amor que orienta dicha elección e objeto: es necesario que tenga pene. Si el objeto tiene ese rasgo, un pene, se reconoce en él un partenaire posible con todas sus contingencias.

Lacan y la homosexualidad

En el Seminario V, “Las formaciones del inconsciente”, Lacan desarrolla la Metáfora paterna y sitúa el punto nodal de los tres tiempos del Edipo en la aceptación, o no, de la privación del falo en la madre por parte del sujeto; se trata de la relación de cada sujeto con esta cuestión y aquí Lacan habla de aceptar o no aceptar.

La homosexualidad masculina aparece aquí relacionada con un disfuncionamiento del segundo tiempo del Edipo; el disfuncionamiento del que habla Lacan es la inversión de la Metáfora Paterna. Así, en el momento decisivo en el que el padre tendría que intervenir como privador, esta operación fracasa y es la madre la que dicta la Ley al padre. Justo lo contrario de lo que ocurre en el Edipo heterosexual.

Entonces, no es que el padre no haya entrado en juego, sino que dicha interdicción ha caído en saco roto, ha fracasado y la madre es la que dicta la Ley, la que tiene, la que es potente y el padre está bajo la sospecha de no tener.

En los años 70 Lacan plantea el término sexuación para definir la identidad sexual, privilegiando el goce. Con las fórmulas de la sexuación, introduce dos lógicas diferentes del parlêtre respecto de la función fálica; se trata de la implicación subjetiva del sexo, que Lacan llamó “asunción”, donde la posición sexual y la elección de objeto queda situada en un marco diferente al de los años 50.

Desde esta nueva perspectiva, para el psicoanálisis en la homosexualidad se trata, en todo caso, de una elección de objeto, de una posición diferente respecto al goce, con una determinada posición del homosexual masculino frente al goce femenino. Según Lacan prefiere abstenerse; es decir es una respuesta más a la falta de relación sexual.

Por su parte, Lacan siempre se opuso a situar, al contrario que otros analistas de su época, la homosexualidad en el campo de la perversión y, con su aportación de la teoría de la sexuación, formuló que hombres y mujeres se distinguen por su modo de goce, independientemente de que sean homosexuales o heterosexuales.

La pregunta ¿soy homosexual?, después de haber sido una cuestión que hacía temblar a los semblantes sociales, y que amenazaba al fantasma masculino tanto como al fantasma de la maternidad, hoy se ha rarificado en extremo. La cuestión que actualmente empuja a los homosexuales, ellos o ellas, a acudir al psicoanálisis no tiene que ver necesariamente con la homosexualidad. ¿Podríamos aislar algunos rasgos clínicos, específicos en los homosexuales, que los llevaría al análisis o son los síntomas como cualquier parlêtre?

Lacan con la metáfora paterna indica que la posición de ser el falo de la madre ocasiona cierto número de problemas pero no forzosamente una elección de objeto homosexual. Esta elección se inscribe de forma diferente cuando significa la ausencia de significación fálica o falta del significante paterno o cuando indica una “significación de goce”, el fetiche. Imaginarse ser el Otro para asegurar su goce puede tomar la senda de la homosexualidad; pero esta también puede ser tomada para asegurarse del Otro. Podemos pensar por qué vicisitudes va a pasar el sujeto para elegir si posicionarse como homosexual o heterosexual.  

Así a la pregunta “¿qué es un hombre?” habrá diferentes respuestas de cada sujeto. Lacan habla de diversos bricolajes para compensar la no relación sexual. La relación de cada cual con la sexualidad siempre es improvisada, complicada, perversa. Bricolaje designa lo que cada quién inventa, aquello con lo cual cada uno se abre su propio camino, por más que este sea un desvío.

Para los analistas es un hecho que los cambios operados en lo social, sobre la consideración de la homosexualidad, han traído también cambios a la clínica. Ya no encontramos la homosexualidad de antes, usando un término de nuestro colega Hervé Castanet en su libro “Homoanalizantes”, con su correlato de culpabilidad y rechazo, asociado a la esperanza de normalizar el deseo hacia la heterosexualidad. Los de ahora vienen con síntomas que les hacen sufrir. Cada quien debe ingeniárselas con su elección de goce.

Los homosexuales no forman un conjunto cerrado. No hay una homosexualidad sino homosexualidades. Dicho en otras palabras, la elección inconsciente de goce, cuando toma la fórmula de la homosexualidad masculina debe construirse caso por caso, como en la clínica.

Este trabajo sobre la homosexualidad, abre las vías para seguir trabajando sobre el matrimonio homosexual, sobre las adopciones por parte de parejas homosexuales y cómo se constituye el deseo de hijo. Y abre un debate sobre la transexualidad y si la elección de objeto homosexual continúa después de la operación o puede cambiar dicha elección –he aquí la cuestión.